martes, 20 de marzo de 2012

La sal por arrobas(II): La Paquera y La Perla




                                                              LA PERLA DE CÁDIZ






Diez años antes que Francisca,en 1924,había nacido Antonia Gilabert Vargas en el gaditano barrio de Santa María.Su familia estaba llena de eminencias dentro del mundo del flamenco: Su padre era el guitarrista Juan Gilabert,su madre Rosa Vargas Fernández,Rosa la Repapa,que según cuentan cantaba como nadie por alegrías,incluso llegó a crear unas alegrías que su hija inmortalizaría posteriormente,junto a numerososas bulerías cortas que tambien cogió de su progenitora.De la Repapa tambien se cuenta que La Niña de los Peines no quería ir a Cádiz a cantar porque decía que allí había una gitana que ¨no hay quien pueda con ella¨.Con esa herencia,junto a la de sus tios y primos,tambien maestros y con una voz majestuosa y privilegiada se forja uno de los grandes mitos del cante de la Tacita de Plata.Tambien emparentada con los Rancapino y la familia de Camarón,ejerció en este último una poderosísima influencia.Madrina del de La Isla,José sentía verdadera veneración por La Perla,de la que siempre dijo que era ¨la más grande¨y siempre fue un espejo para él,esto se percibe sobre todo en sus bulerías y alegrías.La Niña de los Peines y su marido Pepe Pinto fueron a visitarla en 1961 al tablao Los Gallos donde ella actuaba y al terminar fueron a felicitarla.Según cuenta el flamencólogo Félix Rodriguez(gran amigo de la Perla) le dijeron entusiasmados que ¨su compás y su jipío, eran únicos y que era una reina del cante

A pesar de que no llegó a grabar demasiados discos-a su marido,el tambien cantaor Curro la Gamba,no le hacía demasiada gracia que su mujer fuera artista- su legado es inmenso y todas sus grabaciones son tan valiosas como el apodo que llevó con tanta propiedad durante toda su vida.Falleció en 1975,en la plenitud de su carrera artística,con tan solo 51 años,a consecuencia de un cáncer de pecho.Todos los maestros reconocen su gigantesca influencia en el cante que ha perdurado hasta hoy en día.Destacó no sólo en los cantes de su tierra,sino en todos los palos que tocaba,porque la Perla cantaba de todo primorosamente.De hecho,la suya está considerada como una de las voces femeninas más bellas del flamenco.

Por tanguillos y rumbas tambien(¡cómo no!) quitaba el hipo.Vamos a seleccionar unas cuantas de estas últimas.Unas rumbas gaditanas grabadas en 1965: Por pura casualidad.

                                                  La Perla de Cádiz-Por pura casualidad
 
 
Otras de amor y desengaño:Quien me hizo padecer.
 
 
                                               La Perla de Cádiz-Quien me hizo padecer







Y una creación,una delicatessen más bien: Unas rumbas cha cha chá tambien de 1965: El comino.
   

                                                 
                                                      La Perla de Cádiz-El comino

                                                         ¡Salve,Perla.Salve,Regina!

1 comentario:

  1. Como diría un sonero: La Perla de Cádiz... ¡Y qué perla!

    ResponderEliminar