domingo, 8 de enero de 2012

CARLOS CANO,ANDALUCÍA EN UNA COPLA (I)

Volvemos a agradecer al amigo Fernando de La Torre sus magníficas colaboraciones,en esta ocasión de una artista muy querido por el que suscribe,no sólo por la extraordinaria calidad de toda su obra,para mí proverbial ,tambien por la inmensa calidad humana que atesoraba nuestro Carlos Cano y el importantísimo mensaje que pregonaba.Nos ha enviado un trabajo completísimo en el que hace un recorrido por casi toda su obra y hemos decidido dividirlo en dos partes de la que hoy les presentamos la primera de ellas.Si la anterior entrada de Emilio el Moro fue un placer publicarla,ésta es un auténtico honor hacerlo y pienso que hasta el mismo protagonista,Carlos,se sentiría muy satisfecho con ella porque está realizada desde el sentimiento y el conocimiento de la realidad que plasmó el granadino en toda su producción.Lo dicho,un honor.Les dejo con ella.




CARLOS CANO,ANDALUCÍA EN UNA COPLA (I)



 
Carlos Cano apareció en mi vida una húmeda noche de Diciembre cuando,hallándome por tierras catalanas a causa de la emigración,lo vi en un programa de tv que se llamaba 300 Millones y que a la sazón presentaba el cantante y periodista gallego José Domingo Castaños.Agonizaba el año 1979 y Carlos se presentó ataviado como era norma típica en los jóvenes contestatarios de la época: jersey de lana cuello gamberro,pantalón tejano con vueltas,botas de tacón alto y una melena frondosa y desaliñada que le daba un lejano aire de intelectual o joven profesor universitario recién salido de las barricadas.Su expresión era seria y reconcentrada,lejos del tópico del andaluz fulero y superficial que algunos españoles nos han querido hacer creer y que no se creen ni ellos mismos.Cuando fue presentado se acercó al micrófono con mucha parsimonia y espetó:

 
 
¨Quiero dedicar esta canción a todos esos políticos que ahora peregrinan por España anunciando la buena nueva de la democracia,cuando hace bien poco abominaban de todo lo que oliese a libertad y eran capaces de firmar sentencias de muerte con la misma tranquilidad con que se bebían un vaso de agua.Para todos ellos,La Murga de Los Currelantes


 
 
 
 
Aquella noche me fui a la cama con la sensación de haber sido evangelizado de nuevo.Atrás quedaban veinte años de ataraxia crónica que me habían impedido tener libre acceso a los anales de la verdad.Gracias a un sencillo profeta de Granada se había hecho la luz en mi vida.Y,como lo hubiera hecho cualquiera de los doce apóstoles de Jesús por tierras de Galilea,decidí seguirle a mi manera y ayudar a hacer llegar su mensaje a todas cuantas personas de buena fe se cuzasen en mi camino.






Pero antes,como es natural,tuve la humana necesidad de saber más cosas de aquel ser taumatúrgico que había obrado semejante milagro dentro de mí.Enseguida me puse a buscar y pronto supe que Carlos había nacido nada menos que en el barrio del Realejo,en la capital granadina,que había empezado cantando en la universidad y que decidió ser cantante a raiz de una actuación para la UNESCO en París.Que aquella Murga de los Currelantes (que tiempo despues sería considerada por muchos críticos como el más fiel retrato de la transición a la democracia) era un tema que pertenecia a un disco que,bajo el título genérico de ¨A la luz de los cantares¨ había aparecido tres años antes,provocando un gran impacto social del que yo,como se colige de lo anteriormente expuesto,confieso humildemente no había tenido conocimiento.
Aquel álbum,sin embargo,no era el primero en la carrera del granadino.El año anterior y,casi coincidiendo con la muerte del ínclito general,había visto la luz ¨A duras penas¨,trabajo en el que se dieron a conocer piezas como ¨El Salustiano¨ que aborda el tema de la emigración desde una perspectiva de primera persona,ya que el propio autor fue emigrante en los tiempos de su primera juventud.





El Salustiano.




O la ¨Verde,blanca y verde¨,composición que es tenida por muchos como el himno no oficial de la Conunidad Andaluza.







Siguiendo con su tarea de tratar de alentar al pueblo andaluz en la lucha por la libertad y la autonomía,en el año 1978 había nacido ¨Crónicas granadinas¨,de contenido y formas arábigo-andaluzas y elegido por la crítica como uno de los tres mejores discos aparecidos en el mercado ese año,en el que se pretende poner en valor la historia de Andalucía y hacer que el resto de sus paisanos tome conciencia de la auténtica dimensión social,política y cultural de la tierra donde han nacido.
La promoción de aquel disco incluyó un viaje hasta la República de Irán acompañando a Alejandro Rojas Marcos,donde el ayatolah Jomeini les recibió con honores de jefes de estado y mandó adquirir varios miles de ejemplares que luego distribuyó por el pais en un simbólico gesto de aplicación didáctica.
A aquel trabajo memorable pertenece,por ejemplo,esta ¨Casida del rey Chico¨,en la que se evoca la figura de Boabdil,último rey de Granada y en la que se reflexiona,una vez más,sobre la importancia de que Andalucía recobre cuanto antes sus señas de identidad.En esta ocasión,el formato que emplea es el de la casida,composición poética de origen persa y preislámico.






 
 
En este mismo lp se incluye ¨El Bando¨,canción estructurada sobre un soporte de norma muy tradicional,pero que Carlos utiliza de un modo específico para expresar con certera maestria algunas secuencias innombrables de la colonización de Andalucía por parte de los reyes castellano-aragoneses.





El Bando










Huyendo del color monotemático que hasta aquel momento había teñido su obra,en el siguiente disco,Carlos abandona los lenguajes andalucistas y abre sus influencias con la intención de buscar mundos más íntimos donde,parafraseando al popio cantautor ¨el propio ser humano es la geografía a recorrer¨,tambien aprovecha para experimentar con otros ritmos y fórmulas musicales que tienen como trasfondo la música latina en sus más diversas corrientes.¨El último bolero¨ es un ejemplo claro de esta nueva forma de hacer.
 
 
Haciendo verdad el viejo adagio de que la cabra tira al monte,en 1981 Carlos Cano retoma su temática andaluza en el disco ¨El Gallo de Morón.¨ Los tiempos han cambiado,las metas reivindicativas quieren ir más allá y el lenguaje de nuestro artista se renueva,se reinventa,para tratar de adaptarse a una realidad que evoluciona a una velocidad supersónica.Los ritmos de su música siguen siendo,aunque cada vez mejor medidos,desenfadados y bullangueros,pero la forma de su mensaje se torna más elaborada,de modo que sus letras parecen compuestas de aforismos cargados de sabiduría que van directos al corazón del oyente cómplice o al hígado del político inepto que no acaba de estar a la altura de lo que el pueblo reclama:





¨¡Ay,señó,ay mire usté! la grasia tan natural:
¿Qué pinto yo en ¨Sardañola¨siendo de Puerto Real?¨
 Andalucía superstar






Imposible explicar una problemática tan antigua y profunda en tan pocas palabras.




Andalucía superstar.










Es tambien,la primera vez que Carlos apunta su interés por el mundo musical y vital del Caribe con ¨La rumba del Pai-Pai¨,inteligente compendio de ritmos andaluces y tropicales para un conjunto que rezuma frescura,vitalidad y sentido del humor con el Pericón de protagonista.





 La Rumba del pai-pai









Según sus propias palabras,para Carlos Cano ¨cantar tiene un sentido mágico,casi de brujería,religioso y cuando alguien decide dedicarse a ello,debe poneer sus cinco sentidos en expresar su visión de la vida y del mundo.¨ Esta teoría acaba tomando cuerpo en su siguiente creación ,en el que bajo el título de ¨Si estuvieran abiertas todas las puertas¨ se aleja nuevamente del andalucismo para ampliar su cosmologia y llevar un poco más allá el apecto reivindicativo de su mensaje.Tal ocurre,por ejemplo,en el tema ¨Tango de las madres locas¨,donde el cantautor tira de sentimiento para solidarizarse con las madres de la Plaza de Mayo que cada jueves se reunían fente a la Casa Rosada para preguntar por sus familiares desaparecidos por la dictadura argentina.







Tango de las madres locas









En 1985 llega una de sus obras esenciales:¨Cuaderno de coplas¨.En él da muestras de su manera peculiar de entender y practicar la copla,a la que siempre añade unas gotitas de ternura,delicadeza y verdadero sentimiento andaluz.De este trabajo surgen creaciones tan logradas como las Habaneras de Cádiz,Las Murgas de Emiio el Moro o el Pasodoble torero a Gerald Brenan.Cualquiera de ellas merecería estar en una antología de la mejor música española de los últimos 40 años.







Habaneras de Cádiz



 
Las Murgas de Emilio el Moro


 
 
De nuevo se aleja de lo andaluz,esta vez en un largo viaje a través de la soledad y el corazón para rendir un sentido homenaje al poeta Luis Cernuda.Títulos como ¿Qué es lo que será? o Sin tí no puedo vivir son buena muestra de inteligencia emocional y sensibilidad poética.






¿Qué es lo que será?











Al año siguiente se alumbra otro de sus trabajos fundamentales.En plena madurez creativa,Carlos suscribe coplas tan emblemáticas como María la Portuguesa,Alacena de las monjas o las Habaneras de Sevilla.Aquí puede apreciarse,como antes en las de Cádiz,el fruto de la colaboración con el poeta y periodista Antonio Burgos,personaje con el que el cantautor mantuvo una buena relación de amistad.







Habaneras de Sevilla




 
 





En ¨Luna de Abril¨,el trovador nazarí rinde un emotivo homenaje al extraordinario Miguel de Molina con el tango ¨Dormido entre rosas¨ que aquí les dejamos para rendírselo nosotros tambien.







Dormido entre rosas




Fernando de La Torre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada